Paraguay: una ausencia construida

Magdalena López es Licenciada en Ciencia Política y Doctora en Ciencias Sociales. Publicó “Transición y democracia en Paraguay (1989-2017): “El cambio no es una cuestión electoral” en 2018 y “Violencia(s). Reflexiones sobre sus diversas formas en Paraguay” junto a Victoria Taboada en 2015.

PH: Para muchos argentinos Paraguay tiene una cierta imagen de país “aislado”. ¿Cómo creés que se construyó esa imagen?

ML: Es un país construido como poco importante, incluso desde antes de la guerra de la Triple Alianza. La guerra terminó de popularizar esa sensación además de país subordinado: como este mito de país poco desarrollado casi tosco, bruto. Este tipo de historias o de relatos que se escuchan mucho en Argentina y que se mantienen hasta hoy no sólo con el país sino con les paraguayes. Las personas migrantes de Paraguay que viven en Argentina son muchas veces concebidas como medio burros, tontos; se construye al guaraní como un idioma inferior, etc. Hay un conjunto muy amplio de prejuicios que alimentan esa leyenda de país aislado. Lo que sucede es que al ser construido como aislado e inferior hay un conjunto de decisiones y políticas tanto sobre currículos de historia como políticas o económicas que van en cierta forma haciendo de eso una realidad, lo van aislando. 

Paraguay no se ve en los secundarios y las universidades. Sabemos más de historia de Europa que de Paraguay, un país con el que tenemos una cercanía no sólo geográfica sino historia económica y política. Ni hablar poblacional.

Esa construcción del “aislamiento” además tiene un círculo vicioso en el cual como nadie habla de eso… ¡nadie habla de eso! Se construyó una ausencia y nadie aborda esa ausencia. En ese sentido, si uno ve los grandes manuales académicos de historia de América Latina,  el país ausente es Paraguay, o aparece resuelto en un párrafo que es casi agresivo. Hay ocho países grandes que tienen un capítulo cada uno y después hay tres o cuatro países chicos (Paraguay siempre es uno de esos) que o aparece poco o no aparece. 

Después, como cualquiera que lee un libro cree que sabe de Paraguay, como es un país del que en Argentina no se sabe nada, entonces cuando una persona académica argentina lee un libro, automáticamente se auto-atribuye la experticia absoluta porque leyó el libro que nadie más leyó. Eso también genera como un aislamiento. que surge así como de forma intencional y no realista y que deriva en situaciones de subordinación y dominación de parte de Argentina y de Brasil respecto a Paraguay, termina generando que lo aislemos activamente.

Magdalena López

PH:  ¿Qué elementos podemos esgrimir para revertir esa imagen de aislamiento?¿hasta qué punto?

ML: Respecto de cómo podemos negar este aislamiento, Hay cosas activas que podemos hacer y hay cosas reales que suceden que discuten este aislamiento.

Que las y los paraguayos sean el primer colectivo de migrantes es una forma, que hablemos el mismo idioma, que tengamos una hidroeléctrica compartida, que hayamos atravesado procesos sociopolíticos similares, que sea uno de los principales socios económicos y financieros, que sea un lugar en el cual cierta burguesía planifica o espera o efectivamente elige como destino de sus inversiones, que haya firmas argentinas que tienen partes de sus filiales en Paraguay, hay un montón de elementos de la vida real que hacen que este aislamiento quede negado, o por lo menos discutido.

Las cosas que podemos hacer activamente (esto más en términos universitarios o académicos) es exigir una buena revisión de los estudios del Paraguay y ejercer buenos estudios sobre el Paraguay. Que sean justos con la bibliografía, el estudio de campo, los abordajes, las fuentes, no esta cosa de argentines que investigan Paraguay con las tres fuentes que encontraron en Buenos Aires. Eso no sirve, no funciona.

Tampoco ir a la caza de jóvenes paraguayos que puedan escribir  papers donde nosotros pongamos los nombres. Esas dinámicas en las cuales seguimos subordinando a Paraguay y a sus investigadores, tampoco sirven para pelear contra este aislamiento que hemos ejercido durante tanto tiempo.

Otro elemento importante es que empecemos a poner en espacios binacionales con Paraguay a gente preparada para ello. Nunca sabemos quién está dirigiendo Yacyretá del lado argentino. En el Congreso nadie sabe nada de Paraguay, también se trataría de reforzar con gente que sabe del tema los espacios en los que se toman decisiones para lograr que se respete esa relación histórica entre Argentina y Paraguay

PH: Una particularidad que me interesa es el caso de Stroessner que si bien en algún momento integró el grupo de los dictadores sudamericanos, es de alguna manera, un dictador de “otro ciclo”.

ML: Stroessner fue uno de los dictadores más duraderos de América Latina. Fue de ese equipo, de ese ciclo de dictaduras latinoamericanas de los 70s, pero fue previo y posterior. Sin embargo tuvo un momento de acoplamiento bastante fuerte con ellos. Si pensamos el Plan Cóndor, es un elemento fundamental para entender esa asociación que tuvo. De hecho, Stroessner hizo muy buenas gestiones para que Estados Unidos supiera en ese momento (momento de la Doctrina de Seguridad Nacional) que Paraguay era el más confiable de la región, que llevaba en dictadura tanto tiempo; eso que le permitió obtener beneficios económicos financieros y de formación, material bélico, seminario para sus militares, etc. además de inteligencia y logística.

Stroessner fue parte de esas dictaduras y no fue parte. Tuvo la ductilidad de sumarse a ese proceso con unas características que traía desde antes, un fortísimo anticomunismo que caracteriza la política paraguaya desde 1920, eso lo supo capitalizar muy bien estratégicamente. Y con un sistema mucho más aceitado e impune que Stroessner traía y venía entrenando desde hacía más tiempo. Había logrado una extensión de espías de la sociedad civil que ya funcionaban muy imbricados y que denunciaban constante tal como se le indicaba, los llamados pyragüé.

PH: Teniendo en cuenta que hay tantos paraguayes en Argentina. ¿Hay muchos paraguayólogues? 

ML: Argentina es el principal destino de les paraguayes, con unos 700.000 migrantes. 

El 10% de la población paraguaya vive en el exterior, hay comunidades en Brasil, Estados Unidos y algunos países de Europa, principalmente España.  

Respecto a les paraguayólogues en Argentina, no sé cómo definiríamos… está nuestro grupo, fundado en 2008 (Grupo de Estudios Sociales Sobre el Paraguay) y después han surgido otros grupos de estudios, hay investigadores en Chaco, Rosario, Formosa, en Buenos Aires, en la UNGS, es un espacio de estudios que se ha vuelto más interesante, sobre todo a partir del triunfo de Lugo del año 2008.

PH: A veces un tema nos impacta y nos ata a la historia de un país. La esclavitud en Brasil, me imagino que a muchos les debe pasar con el Peronismo en Argentina, la UP en Chile, etc.  ¿Hubo un tema que haya despertado tu interés por Paraguay?

ML: En mi caso, el tema que a mí me atrajo fue pensar cómo se había salido de una dictadura de 35 años. Sobre todo porque yo empecé a estudiar Paraguay cuando tenía 24, la dictadura era 11 años más vieja que yo. Pensaba ¿cómo se logra una institucionalidad, discurso prácticas políticas gobernabilidad, elementos super complejos a partir de una dictadura de 35 años y tan pocas bases democráticas ¿no?

Eso fue lo que más me atrapó de Paraguay. Elementos que pueden servir. No solo una dictadura larga, una transición bastante compleja, con los partidos colorados y liberal centenarios y muy poderosos, a diferencia de otros países de América Latina en que la relevancia de los partidos se ha ido perdiendo. Un Movimiento Obrero muy particular en los años 30 y 40, una guerra civil que se llamó “Revolución colorada” que fue bastante fuerte y bastante rara en cuanto a la forma en que se la reconoce e investiga. La Guerra del Paraguay, pero también la del Chaco (con Bolivia). Es un país muy particular con cosas muy interesantes. Dos mega hidroeléctricas gigantes con Brasil y Argentina, que también es muy interesante su inserción en el mundo en cuanto a exportador de materias primas, la forma en que se desarrolló el capitalismo paraguayo, las características de las elites empresariales, políticas, de gobierno, esa multi posicionalidad que tienen los mismos actores, la remoción de Fernando Lugo en 2012, hay mil cosas muy interesantes de Paraguay.

PH: ¿Les paraguayistas argentines son considerados allá? ¿Participan de una red transnacional? ¿Hay interacción colaboración etc., o son dos escuelas e instituciones bien separadas?

ML: Bueno. Entre les paraguayólogues argentines, algunes son más considerades que otres, Existen algunos canales de comunicación que solemos habitualmente utilizar. Pero no hay producción conjunta, precisamente por ciertos vicios que tiene cada una de las academias de cada país. Pero sí estamos en diálogo constante, de hecho hay mucha colaboración. Las investigaciones nuestras desde Argentina serían impensadas sin colaboración de las personas que trabajan e investigan Paraguay desde Paraguay. Obviamente como en Argentina la escuela más importante es la de estudios de Argentina allá lo es la de estudios sobre Paraguay, porque es la propia realidad. Nosotros dependemos mucho de los avances que tengan allá  de las cosas que están investigando, y de los materiales y de las fuentes y de ciertos contactos. Sobre todo yo que me dedico más a contemporáneo. Sería imposible seguir la realidad política paraguaya escindida de lo que se investiga en Paraguay en este momento.

PH: ¿En qué estás trabajando ahora?

ML: En este momento estoy trabajando con élites políticas de la transición y de la democracia hasta la actualidad, por una parte. Por otra estoy trabajando en las políticas públicas de gestión del COVID en Paraguay. También estoy tratando de avanzar en un trabajo que tengo colgado desde hace un tiempo, que es una comparación histórica de Bolivia y Paraguay a partir de los 2000. Finalmente, estoy con un trabajo sobre el surgimiento del estado en Paraguay con Carlos Antonio López en el siglo XIX.


Un pensamiento en “Paraguay: una ausencia construida

  1. Pingback: Entrevista a Magdalena López en Presente Histórico. «Paraguay: una ausencia construida» | Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s