Entrevista a Ariel Mamani

Nos habíamos propuesto una serie de entrevistas con “especialistas en países”. En su momento dialogamos con Magui López sobre su trabajo sobre Paraguay. Hoy publicamos esta entrevista casi con el mismo cuestionario con las respuestas de Ariel Mamani, que se ha dedicado a trabajar sobre historia de Chile.

PH: – Chile tiene fama de país “aislado”. ¿Cómo se construyó esa imagen?

Durante mucho tiempo se pensó en el Cono Sud como “fin del mundo”, es decir como un sitios muy alejado y periférico. Hay en ello resabios de la configuración eurocéntrica del mundo, materializada en planisferio de Mercator. En esa concepción el sur de América aparece en los confines.

Todavía, a pesar de los cambios tecnológicos y comunicacionales, hay un imaginario muy fuerte en relación a ello. En el caso de Chile específicamente, la cordillera de los Andes por un lado, el océano Pacífico con el otro, sumado al Norte desértico, aparecen como elementos que en algún punto aíslan. En cierto punto, se presentó una noción vinculada a la insularidad, es decir una separación de las otras naciones americanas y del mundo. Si bien esta idea tiene raíces coloniales pudo mantenerse durante bastante tiempo, a pesar de que Chile ha estado siempre vinculado a sus vecinos y al mundo.

Ese supuesto aislamiento se ha esgrimido en diversos sentidos, para bien o para mal. Ha servido para justificar determinadas acciones, también para victimizarse, o en el mejor de los casos para presentarse con rasgos distintivos y particulares en relación a sus vecinos.

PH: – A veces un tema nos impacta y nos ata a la historia de un país. Por ejemplo, la esclavitud en Brasil o la Guerra Guasú para Paraguay. Me imagino que para muchos no argentinos ese tema es el peronismo. ¿Hubo un tema que despertó tu interés por Chile?

AM: No seré innovador en mi respuesta. Justamente mi interés surgió por uno de los temas que más atrae o llama la atención a quienes no son chilenxs. El proceso de la Unidad Popular de principios de la década de 1970 es lo que generó interés, aún antes de dedicarme a la historia. No puedo precisar bien de donde proviene ese interés. Tal vez de mi padre y mi madre, que por una cuestión generacional habían visto a la UP como una experiencia importante en América Latina.

La UP, con ese carácter experimental y osado de proponer una transformación revolucionaria, generó una expectativa muy significativa. Esa curiosidad por la experiencia de la “vía chilena” no sólo fue en Argentina, pero aquí tuvo fuertes repercusiones porque se estaba en un momento muy particular también, con una dictadura, con el peronismo proscripto y una juventud muy participativa.

Tal vez hay una especie de memoria generacional transmitida, eso llegó a mí y pude canalizarlo en mi rol como historiador. Estoy conjeturando, pero algo de ello puede haber ocurrido y la experiencia de la UP se fue asomando como punto central de mis intereses como historiador. Luego el interés comenzó a abrirse hacia otras perspectivas que tenían que ver con el momento posterior a la UP, como la dictadura y el exilio, pero también con el momento que más he estudiado que es la década del ’60, sobre todo en el aspecto cultural.

Esa centralidad de la UP quizás tenga algo de injusto con la historia de Chile. La UP y sus temas adyacentes generó una fuerza centrífuga que, en ocasiones, no permite visualizar a quienes no son chilenxs, lo rico de su historia. La historia de Chile tiene muchos otros procesos interesantes, como la Guerra del Salitre, la conformación de una potente clase obrera (con la enorme figura de Recabarren), el ibañismo, los gobiernos del Frente Popular. Y sólo estoy mencionando temas del siglo XX.

PH: – Teniendo en cuenta que hay mucha migración de chilenos hacia Argentina, ¿hay muchos “chilenistas” en Argentina?

AM: La migración de chilenxs hacia Argentina tiene raíces históricas de larga data. Argentina fue muchas veces visto como un país que brindaba posibilidades y al ser vecinxs, eso se potenciaba. Está claro que debe atenderse a las diferentes coyunturas y procesos históricos en particular. Entendiendo un poco esas particularidades de cada instante, hubo flujos y movimientos migratorios importantes desde Chile hacia Argentina, en especial en la zona fronteriza. Obviamente que la dictadura de Pinochet generó un importante flujo en los años ‘70 y ’80. Por ello no es de extrañar que existan vínculos entre investigadorxs de ambos lados de la cordillera y temas en común. Sin embargo, creo que la relación debería ser más habitual y dinámica. Muchas veces prima cierta mirada “aldeana” a ambos lados de la cordillera y por supuesto, el carácter nacionalista de algunas posturas historiográficas no permite un intercambio más fluido. Pienso que podría haber mucha más investigación que abordara problemáticas comunes y permitiera miradas regionales. Pero tratando de responder a la pregunta, si existen personas en Argentina dedicadas al estudio de Chile o sobre temas que se vinculan, aunque no sé si todxs pueden (o quieren) denominarse “chilenistas”.

PH: – ¿Quienes desde Argentina se dedican al estudio de la historia de Chile, son considerados en ese país? ¿Participan de redes transnacionales? ¿Hay interacción y colaboración?

Por lo que conozco, por ejemplo Ernesto Bohoslavsky es un investigador que conoce muchísimo de la historia de Chile, en especial del recorrido ideológico y político de las derechas, lo que no es un tema menor. Sus trabajos son reconocidos y citados allende la cordillera. También puedo citar el caso de Soledad Lastra, quien ha dedicado una parte de sus trabajos al exilio chileno.

Asimismo, hay investigadorxs que se dedican al estudio de algún caso que se vincula con la historia de Chile, y allí se producen cruces o colaboraciones. Se trata de colegas que trabajan elementos que pueden vincularse con la historia de Chile, como por ejemplo Gabriela Águila, quien ha estudiado mucho a las dictaduras latinoamericanas y ha establecido vínculos y colaboraciones con historiadorxs chilenxs.

Por su parte, Hernán Camarero es bastante considerado en Chile. Si bien sus trabajos están más que nada vinculados con Argentina, amplían el estudio sobre el movimiento obrero y las organizaciones partidarias. Por ello sus trabajos son conocidos en Chile y se vinculan con la labor de historiadores importantes del movimiento obrero y la izquierda como Manuel Loyola o Rolando Álvarez. Algo similar ocurre con Pablo Pozzi, que ha podido trabajar en colaboración con colegas trasandinos, como por ejemplo Claudio Pérez, para el estudio de la violencia política en América Latina.

En otro orden, desde la historia del Derecho, y más específicamente desde el ámbito de la historia social de la justicia Darío Barriera y su equipo han podido establecer redes donde interactúan historiadorxs chilenos y argentinxs, estableciendo colaboraciones promisorias.

A título personal puedo mencionar que tengo relación con colegas del ámbito chileno. A raíz de mis viajes a Chile para trabajar en archivos y de mis trabajos publicados he podido interactuar y colaborar con muchxs investigadorxs de distintas áreas.

PH: ¿En qué estás trabajando ahora?

El tema que estoy investigando en los últimos tiempos tiene que ver con la relación entre militancia política y cultura, en concreto con la práctica musical. Me encuentro trabajando las relaciones entre militancia política, ya sea explícita o implícita, y los proyectos musicales, indagando en diferentes estudios de caso de Chile y de Argentina. A veces estas relaciones operaron en forma bastante inorgánica, y en otras los vínculos entre la práctica musical y la militancia se exteriorizaron de forma muy precisa y visible. Todo ello presenta una dificultad extra: la necesidad de reconstruir de forma minuciosa trayectorias artísticas para poder dar cuenta de la trama política en la cual se insertaron. Al reconstruir las presentaciones musicales, las publicaciones, los circuitos y demás aspectos de la práctica musical de lxs compositorxs e intérpretes se puede ir elaborando una perspectiva que pueda dar cuenta del panorama muy rico en materia cultural y muy complejo en términos políticos de los años 60 y 70.

Un pensamiento en “Entrevista a Ariel Mamani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s