Respuesta

Por Ernesto Bohoslavsky 

Siempre es temerario hacer futurología, especialmente cuando estamos ante una situación sobre la cual parece haber bastante unanimidad de que tiene rasgos tan novedosos como globales, al punto de que las experiencias y los saberes acumulados parecen perder bastante de su capacidad para alimentar la imaginación sobre lo que vendrá.

En todo caso, me figuro que el impacto será eminentemente negativo sobre lxs trabajadorxs, por cuanto la salida de la cuarentena primero y de la pandemia finalmente, lxs dejará en peores condiciones en varias dimensiones. La primera y más evidente es que lxs trabajadrxs están viviendo y seguirán viviendo un proceso de empobrecimiento material a causa de que la recesión, el desempleo y la inflación se siguen descargando de manera especialmente duras sobre ellxs: y esto ocurre no luego de transitar unos años de vacas –relativamente- gordas sino el tiempo de la economía policía macrista, que les resultó crudamente lesiva. 

La segunda y quizás más relevante consecuencia que adivino tiene que ver con un incremento de la fragmentación y de los factores de diferenciación de la clase trabajadora, en desmedro de aquellos elementos –organizativos, identitarios, políticos, de consumo- que estimulaban, siquiera en el horizonte de lo imaginario, alguna forma de unidad. La pandemia reforzó la relevancia que para la vida de los trabajadorxs tiene su pertenencia a alguna rama específica de la actividad económica: alguien empleado en las tareas “esenciales” debía seguir asistiendo a sus ámbitos laborales, mientras que los que no pertenecían a esas tareas quedaron eximidos de desplazarse y de cumplir horarios. Lxs que tenían una relación formalizada de dependencia laboral siempre tuvieron –y ahora tienen comparativamente muchos más- derechos, ingresos y protección que quienes están en la intemperie regulatoria. Quienes cumplen con horarios fijados por la patronal (o al menos negociados con ella) no tienen las mismas condiciones que quienes descansan su supervivencia en la auto-explotación hasta el límite de las fuerzas. Las “nuevas oportunidades” laborales que  abrió la crisis muestran la peor cara de la flexibilización laboral (horaria, contractual, salarial, etc.) y es difícil de creer que sobrevendrá una rápida, y sobre todo, eficiente, tarea de inspección o de regulación estatal.

La tercera consecuencia que adivino remite al orden de las organizaciones colectivas. Las principales reacciones demandando que el Estado nacional o los gobiernos locales brinden algún tipo de protección no provinieron de los sindicatos, sino de movimientos sociales de base territorial (y de las corporaciones empresariales). Fueron principalmente organizaciones de residentes de barrios irregulares y marginales los que mostraron mayor capacidad para hacer escuchar su voz, y a la vez fueron los que peor la pasaron, los que vieron más de cerca la desidia estatal, el gatillo fácil y el desdén clasista. Los reclamos de ingresos básicos permanentes no han tenido mayor acogida entre los sindicatos y probablemente entre los trabajadores, que siguen confiando en obtener ventajas  sectoriales o corporativas más que en promover modelos alternativos de país. Pienso por ejemplo que la crisis desató buenas oportunidades para discutir dos grandes temas: ¿tiene sentido seguir sosteniendo un sistema de salud tan fragmentado y desigual a nivel territorial y social como el argentino?, ¿cuánto vamos a esperar para enfrentar el pavoroso problema del acceso a la vivienda que tiene nuestro país? El problema es que estos temas no parecen estar incorporados a las agendas de organizaciones de alcance nacional, con presencia territorial o peso político.