América Latina entre la reforma y la revolución: de las independencias al siglo XXI

Destacado

América Latina entre la reforma y la revolución: de las independencias al siglo XXI, de Marta Bonaudo, Diego Mauro y Silvia Simonassi, es un libro recientemente editado por la Editorial Síntesis de Madrid. En esta obra pretendimos recuperar –para un público amplio- los hilos que recorren las experiencias de reformas y revoluciones que atravesaron América Latina en un período amplio, entre las independencias del siglo XIX hasta los denominados “gobiernos progresistas” de principios del siglo XXI.

En ese transcurrir, las sociedades latinoamericanas estuvieron atravesadas por grandes cambios que analizamos en los seis capítulos que componen la obra: los avatares de la ruptura del orden colonial, los momentos de aceleración de reformas políticas democráticas, la expansión de las conquistas sociales y laborales, las grandes transformaciones en los procesos de acumulación y los estallidos revolucionarios que, desde la Revolución Mexicana a principios de siglo hasta la Sandinista de 1979, pasando por la Boliviana de 1952 y la Cubana de 1959, reconfiguraron de diversas y múltiples maneras a sus respectivas sociedades.

El proceso revolucionario cubano resulta uno de los puntos de inflexión en la historia de las revoluciones latinoamericanas, pues, recuperando tradiciones y legados, hizo posible la instalación del socialismo en la isla, abriendo una etapa de radicalización política e intensa movilización social que impulsó la conformación de organizaciones armadas, la expansión de luchas obreras, tomas de tierras y sindicalización campesina, debates políticos ideológicos originales y novedosos, en diversas regiones latinoamericanas. En esos sitios, las lecciones de la revolución cubana se leyeron también en clave de las propias tradiciones heredadas, de las huellas del pasado en ese presente de optimismo por la transformación social que contagiaba Cuba.

El libro repone también las diversas respuestas que las clases dominantes y las potencias hegemónicas desplegaron contra los procesos de reforma o revolución, mucho antes de que el “peligro” se instalara a pocas millas de Estados Unidos, con la revolución cubana declarada socialista. Pero a partir de entonces, las reacciones devinieron en una escalada represiva que con diferentes ritmos y bajo disímiles modalidades, recorrió el subcontinente. Así, la Alianza para el Progreso como modo de anticiparse a los estallidos revolucionarios y como política de disciplinamiento y control; la Doctrina de la Seguridad Nacional y la Escuela Francesa adiestrando a las Fuerzas Armadas latinoamericanas que desplegaron inusitadas dosis de terror y represión estatal y el neoliberalismo, que desde el Pinochetismo en adelante procuró disciplinar y modificar las relaciones entre el Estado y la sociedad y la correlación de fuerzas entre las clases, resultaron poderosos intentos por frenar la lucha, la movilización y la organización de los sectores populares.

El libro deja abiertas reflexiones en torno al carácter de los movimientos sociales y los gobiernos “progresistas” que se instalaron en América Latina a principios del Siglo XXI, algunos de los cuales hunden sus raíces en las movilizaciones contra el neoliberalismo y sus trágicas consecuencias para amplias capas de la población latinoamericana. Abre interrogantes sobre el carácter novedoso de algunas prácticas, pero permite visualizar también las continuidades en tradiciones de lucha, en acumulación de fuerzas y experiencias del pasado traducidas a los nuevos contextos. Muestra que, a pesar del relativamente escaso tramo de siglo transcurrido, las reformas impulsadas por algunos de esos movimientos sociales y organizaciones políticas han sido ferozmente respondidas, como es el caso de Brasil y Bolivia.

El libro muestra también que por momentos la historia se acelera, el tiempo histórico se torna impredecible y los cambios escasamente imaginados o largamente perseguidos se tornan posibles. Algo de esto acontece en la coyuntura en la cual el libro se presenta en sociedad: en el momento en que la derecha golpista boliviana fue derrotada en las urnas tras lacerar al pueblo indígena y campesino. Y cuando se cumplió un año del inicio de la revuelta que exhibió el hartazgo del pueblo chileno contra décadas de neoliberalismo, sintetizado en la consigna: “no son treinta pesos, son treinta años”, haciendo alusión al hecho puntual que dio origen al salto de molinetes en el metro de Santiago de Chile y que se convirtió velozmente en una impugnación total al régimen heredado de la dictadura de los setenta.

Para más detalles:

https://www.sintesis.com/temas%20de%20historia%20contempor%C3%A1nea-310/am%C3%A9rica%20latina%20entre%20la%20reforma%20y%20la%20revoluci%C3%B3n-ebook-2867.html